23 marzo 2006

Turbo Cojones

La palabra cojón es muy expresiva en castellano. Puede expresar incredulidad (y un cojón), un alto precio (cuesta un cojón), vagancia (tocarse los cojones), cantidad o calidad superlativa (un frío de cojones), sorpresa (¡cojones!), hastío (estoy hasta los cojones), autoritarismo o voluntad (me sale de los cojones), admiración (olé tus cojones), etc. Además, puede llevar prefijos y sufijos varios para lograr una expresividad aún mayor: miedo (acojonarse), risa (descojonarse), admiración (cojonudo), sorpresa o incredulidad (acojonante).

Un prefijo que no suele llevar es turbo.

Y un significado que me olvidé casualmente de mencionar es el de valor (tiene cojones, tiene un buen par, los tiene cuadrados), que el castellano tan bien ha sabido exportar, junto a la siesta y el mosquito, al inglés.

Tanto es así que unos carteles publicitarios de Volkswagen que presentaban el nuevo GTI 2006 en Estados Unidos incluían el lema "Turbo-Cojones", y claro, tras protestas de la comunidad hispanohablante, esos carteles fueron retirados.

Es curioso cómo nadie sospechó del significado original de cojón, que es testicle, o, en el mismo lenguaje coloquial-vulgar, ball (bola). Para el clásico "tiene cojones", la traducción sería "he has guts" (tiene entrañas), que no se diferencia del más refinado "tiene agallas". Y finalmente, si fuéramos a buscar una palabra inglesa con una versatilidad comparable o incluso mayor que la de cojón, nos encontramos con fuck (aquí el audio). Palabra que también ha tenido sus polémicas, por ejemplo, Puckman cambió su nombre a Pacman por temor a que en Estados Unidos algún vándalo cambiara la P inicial por una F, en cuyo caso el boca de pizza pasaría de llamarse Hombre que Come (paku es una onomatopeya japonesa que indica la acción de comer) a Hombre que Folla.

Tenemos más historias similares. Dos películas de Ghibli cambiaron su título en castellano porque contenían referencias sexuales: Nikki la aprendiz de bruja (Kiki en la versión original) y El castillo en el cielo (se eliminó el nombre de Laputa). Algo similar ocurrió con otro coche, Mitsubishi Montero (Pajero).

Es lo que tiene el lenguaje vulgar, que es el más expresivo y se cuela en todas partes (vaya, he dicho "partes").

Comments on "Turbo Cojones"

 

post a comment

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>