31 marzo 2006

Expomanga 2006

Y un año más... llega Expomanga. Empezó hoy a las 10 de la mañana, terminará este domingo 2 de abril, coincide por tanto con la época de los cerezos en flor, y se celebra en el Pabellón de la Pipa, en la Casa de Campo de Madrid.

Entre las proyecciones más sonadas, Genshiken, Paranoia Agent y Gantz. También habrá karaoke y torneo de videojuegos, entre otras cosas. La entrada, como de costumbre, cuesta 3 euros, excepto para los que llevan cosplay el domingo.

26 marzo 2006

Hikaru no Go

Acostumbrado a las típicas series shônen de lucha (Dragon Ball, Naruto, Hunter × Hunter...) o algún deporte (Supercampeones, Chicho Terremoto...) con argumento generalmente muy lineal y basado en ir de torneo en torneo o de rival en rival para ser el mejor en la disciplina que ocupa la serie...

...he empezado a ver una serie de ese estilo, que en principio, y por su temática, no parecería muy intensa ni emocionante.

El tema es el go, y el título es Hikaru no Go (ヒカルの碁), o "el go de Hikaru" (el prota). Quizá ya la conozcan muchos aficionados al anime o al go.

Para quien no lo sepa a estas alturas, el go es quizá el juego de mesa más fácil de aprender a jugar, pero el más difícil de dominar. Las reglas más básicas son las siguientes:
  1. Material: Dos jugadores, un tablero de juego (goban) cuadriculado con 19 líneas horizontales y otras tantas verticales y piedras (go-ishi) negras y blancas. Empiezan las negras (al revés de lo que ocurre en el ajedrez).
  2. Cada jugador coloca una piedra de su color en una de las intersecciones del tablero.
  3. Si una piedra o una formación de piedras está rodeada completamente por piedras del oponente, son capturadas.
El objetivo del juego no es tanto capturar piedras del contrario como dejar el mayor territorio posible en nuestras manos. Las piedras sirven, por tanto, para delimitar el propio territorio. Más reglas aquí, en la Wikipedia.

El go tiene la particularidad de que no existe un ordenador capaz de codearse con los mejores jugadores del mundo, al contrario de lo que ocurre en el ajedrez. Esto es así porque el ordenador estima la mejor jugada mediante la fuerza bruta, es decir, estudia todos los movimientos posibles a partir de una posición dada con una antelación de cierto número de turnos. En el go el tablero es mucho mayor (de hecho, casi 6 veces mayor) y el número de jugadas posibles en un solo turno sólo está limitado por las piedras ya colocadas, y puede ser tan grande como 361 en el primer turno. Además, la influencia de una piedra en una posición dada puede ser muy pequeña al principio de la partida y puede empezar a notarse sólo unas decenas de turnos después. Mientras tanto, el número de jugadas posibles en el ajedrez es de 20 el primer turno, y a menudo será aún menor.

Por cierto, la serie, que en principio no parecía que fuera a ser muy intensa ni emocionante, lo es.

23 marzo 2006

Turbo Cojones

La palabra cojón es muy expresiva en castellano. Puede expresar incredulidad (y un cojón), un alto precio (cuesta un cojón), vagancia (tocarse los cojones), cantidad o calidad superlativa (un frío de cojones), sorpresa (¡cojones!), hastío (estoy hasta los cojones), autoritarismo o voluntad (me sale de los cojones), admiración (olé tus cojones), etc. Además, puede llevar prefijos y sufijos varios para lograr una expresividad aún mayor: miedo (acojonarse), risa (descojonarse), admiración (cojonudo), sorpresa o incredulidad (acojonante).

Un prefijo que no suele llevar es turbo.

Y un significado que me olvidé casualmente de mencionar es el de valor (tiene cojones, tiene un buen par, los tiene cuadrados), que el castellano tan bien ha sabido exportar, junto a la siesta y el mosquito, al inglés.

Tanto es así que unos carteles publicitarios de Volkswagen que presentaban el nuevo GTI 2006 en Estados Unidos incluían el lema "Turbo-Cojones", y claro, tras protestas de la comunidad hispanohablante, esos carteles fueron retirados.

Es curioso cómo nadie sospechó del significado original de cojón, que es testicle, o, en el mismo lenguaje coloquial-vulgar, ball (bola). Para el clásico "tiene cojones", la traducción sería "he has guts" (tiene entrañas), que no se diferencia del más refinado "tiene agallas". Y finalmente, si fuéramos a buscar una palabra inglesa con una versatilidad comparable o incluso mayor que la de cojón, nos encontramos con fuck (aquí el audio). Palabra que también ha tenido sus polémicas, por ejemplo, Puckman cambió su nombre a Pacman por temor a que en Estados Unidos algún vándalo cambiara la P inicial por una F, en cuyo caso el boca de pizza pasaría de llamarse Hombre que Come (paku es una onomatopeya japonesa que indica la acción de comer) a Hombre que Folla.

Tenemos más historias similares. Dos películas de Ghibli cambiaron su título en castellano porque contenían referencias sexuales: Nikki la aprendiz de bruja (Kiki en la versión original) y El castillo en el cielo (se eliminó el nombre de Laputa). Algo similar ocurrió con otro coche, Mitsubishi Montero (Pajero).

Es lo que tiene el lenguaje vulgar, que es el más expresivo y se cuela en todas partes (vaya, he dicho "partes").

15 marzo 2006

Numbers

La serie estadounidense Numbers se empezó a emitir en España hace tan sólo una semana, pero lleva más de un año en la cadena CBS. Es una serie policial cuyos protagonistas son dos hermanos con mucho talento en sus respectivos campos. El mayor, Don Eppes, es agente secreto del FBI que reclutó a su hermano Charlie, genio de las matemáticas, para que le ayudase en sus investigaciones.

Supongo que la serie profundiza lo que puede en los temas matemáticos que aborda (entre los que se encuentran dos de los problemas del milenio: el problema P contra NP, o la hipótesis de Riemann), aunque las matemáticas no son el asunto principal de la serie, eminentemente policial. Seguramente las matemáticas por sí solas no pueden ser el argumento de una producción con la esperanza de tener cierto éxito de audiencia. Por ejemplo, la película Una mente maravillosa no habla tanto sobre matemáticas como sobre la esquizofrenia que sufría el protagonista.

Por último, también hay un blog sobre Numbers, del departamento de Matemáticas de la Northeastern University. Es divulgativo y fácil de leer, aunque hace falta saber inglés, claro.

10 marzo 2006

Cronología de una recogida de firmas

Comienza la campaña

El Partido Popular inició a finales de enero una campaña de recogida de firmas para que el Gobierno de España sometiera a referéndum la cuestión de la unidad de España, adornada de varias florituras que cualquiera suscribiría (de eso se trata, diría algún malpensado):
¿Considera conveniente que España siga siendo una única Nación en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas?
Nótese que esta pregunta se podría reciclar, cambiando muy pocas cosas, para someter a los españoles a otro referéndum sobre la continuidad de la Monarquía:
¿Considera conveniente que España sea una República Federal en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas?
O, simplemente,
¿Considera conveniente que en España todos los ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas?
Primera acometida del Pitido Popular

La campaña iba viento en popa, y no era tanto porque la voz de la calle no podía ser silenciada sino porque a los internautas les habían puesto unos amplificadores tremendos. El formulario para firmar on-line consistía en dos recuadros: uno para el nombre y apellidos y el otro para el DNI con letra incluida.

Por supuesto, ambos podían ser falsificados con gran facilidad. Era muy fácil introducir nombres cachondos y nombres de políticos y afines sin importar de qué signo eran, y luego calcular la letra correspondiente a un número de DNI arbitrario (ya que la letra es un sencillo sistema de control basado en las congruencias módulo 23).

Para agilizar el proceso, se puso en marcha una página web llamada Pitido Popular, que creó una imitación de la página del Partido Popular con el mismo formulario. En él, se generaba un DNI correcto de forma automática y sólo hacía falta rellenar el nombre, y, además, las firmas llegaban a su destino final, a la base de datos del PP, "para su posterior validación".

En la misma web se hacía la siguiente advertencia:
Por favor, *no* firme más de una vez, no fuera a ser que el número total de peticiones acabe superando al de habitantes... y no queremos que eso ocurra, verdad?
Parece que el sistema de validación no comprobaba siquiera si el número introducido ya estaba en la base de datos, así que se podía repetir una misma firma las veces que hiciera falta. ¿Sorprende? A mí, a estas alturas, no.

Firmas a saco

El 4 de febrero, en el foro de Pitido Popular el administrador publicó un script en PHP para que cualquiera pudiera introducir un mismo nombre y DNI un montón de veces, tantas como quisiera, dejando al usuario la responsabilidad de no caer en el lado oscuro de la Fuerza y provocar un ataque de denegación de servicio.

Tres días después, Pitido Popular aseguró en su página principal haber contribuido con 512.000 firmas a la campaña del referéndum, cerca de la mitad del número total. Para entonces, en el formulario del Partido Popular se había introducido un elemento nuevo: un código de validación o captcha para diferenciar a un usuario humano de uno automatizado. Esto dio al traste con el script generador de firmas automáticas, aunque no supuso el final de esta historia.

Tic, tac, cambio de hora, tictactictac

La tarde del 16 de febrero, el PP instaló en su página principal un contador que muestra, en tiempo real, cuántas firmas ha recibido hasta el momento, al parecer con el fin de dar impulso a la iniciativa. Para entonces, el número de firmas recibidas había llegado a los 1,6 millones.

Para la mañana siguiente, el Pitido Popular había desarrollado una aplicación que se conectaba a la página del Partido Popular cada 15 segundos y guardaba en un log los datos sobre el número de firmas, la hora, la diferencia respecto del dato anterior y la suma de las cuatro últimas diferencias.

Al investigar más detenidamente, se puede ver que el número de firmas por minuto es prácticamente constante, y sólo cambia al cambiar la hora. He aquí los datos para las cuatro primeras horas que se registraron en la base de datos de Pitido Popular:
Día           Hora       Firmas/minuto
16/02 21 a 22 61-62
16/02 22 a 23 48-49
16/02 23 a 00 22-23
17/02 00 a 01 11-12
Ahora, un poco de matemáticas ;)

Tanto la llegada de llamadas a una centralita como el paso de coches por un determinado punto kilométrico de una carretera se pueden modelar por un proceso de Poisson, que tiene unas propiedades determinadas que debería cumplir el proceso de la llegada de firmas a la base de datos del Partido Popular, ya que, en esencia, son la misma cosa: una colección de sucesos discretos e independientes entre sí (sea el paso de un coche por un lugar determinado, una llamada o una firma), con la característica de que la probabilidad de que un suceso ocurra en un intervalo es proporcional a la longitud del intervalo y la probabilidad de que ocurran dos o más sucesos en un intervalo muy pequeño tiende a 0. Además, el número de sucesos en un intervalo dado es una variable aleatoria que sigue una distribución de Poisson.

En los datos obtenidos no hay nada de eso, sino un solo dato que se repite cada minuto a lo largo de una hora, y luego ese dato cambia de repente y se mantiene a lo largo de otra hora... Ni siquiera es una variable aleatoria, sino que sigue un patrón determinista con la única salvedad de algún error en la conexión o similar.

La firma 2 millones
Hubo grandes celebraciones por la firma número 2 millones, con bombo y platillo, al estilo "turista 1.000.000" de tiempos ya pasados. Es posible que en unos días se celebre también a lo grande el turista, digo, firmante, 3.000.000, sobre todo ahora que ha terminado la convención del partido.

Aprendemos a restar
El 21 de febrero, el Pitido Popular denunció que el Partido Popular dejó de admitir la lectura automatizada del contador de firmas. El log, a partir de entonces, se detiene, y a partir de entonces cada uno debe hacer sus comprobaciones manualmente.

El 8 de marzo, parece que el Pitido Popular vuelve a recibir datos automatizados del número de firmas, como antes, por tramos de 15 segundos. Con otra curiosidad. Además de que el incremento de firmas sigue siendo una constante, esta constante puede ser negativa. ¡Sí! Se puede firmar hacia atrás, o desfirmar, o como se diga.

Por poner un ejemplo, esa misma noche, entre las once y las doce, en cada tramo de 15 segundos se restaron 11 o 12 firmas:
Tramo       Fecha y hora            Firmas    Incremento (15 y 60 segundos)
0005507 - 08/03/2006 23:00:21 - 2.886.401 - 0 - 3
0005508 - 08/03/2006 23:00:36 - 2.886.389 - 0 - 2
0005509 - 08/03/2006 23:00:51 - 2.886.378 - 0 - 1
0005510 - 08/03/2006 23:01:06 - 2.886.366 - 0 - 0
0005511 - 08/03/2006 23:01:21 - 2.886.355 - 0 - 0
0005512 - 08/03/2006 23:01:36 - 2.886.343 - 0 - 0

(...)

0005744 - 08/03/2006 23:59:36 - 2.883.664 - 0 - 0
0005745 - 08/03/2006 23:59:51 - 2.883.653 - 0 - 0
0005746 - 09/03/2006 00:00:06 - 2.883.641 - 0 - 0
0005747 - 09/03/2006 00:00:21 - 2.883.639 - 0 - 0
0005748 - 09/03/2006 00:00:36 - 2.883.640 - 1 - 1
¿Y el captcha?
Demostración de que, desde que se han puesto los captchas, se han recogido a lo sumo 314.000 firmas online.
  1. En http://firmas.pp.es/ se distinguen tres formularios. El primero es para que firme un español residente en España, el segundo es para que lo haga un español residente en el extranjero y el tercero es para recibir datos sobre la campaña. Cada formulario viene con su captcha incluido.
  2. Haciendo clic derecho sobre cualquiera de los captchas y clic izquierdo sobre "Propiedades" se indica la dirección del captcha, que es http://www.pit-pp.info/imagen/jpg.asp . Aunque el dominio parece de Pitido Popular, parece ser que es un "mirror" de la web del Partido Popular. Al final de la dirección del captcha hay unos números, por ejemplo, http://www.pit-pp.info/imagen/jpg.asp?d=941201
  3. En realidad se trata de un contador de veces que se ha mostrado el código en forma de imagen que cambia cada vez que actualizas la página. Los números correspondientes a los tres captchas que se cargan en la página son consecutivos.
  4. Dividiendo el número por 3 se obtiene el número de veces que se ha cargado la página de firmas del PP desde que se impuso el captcha. El número de firmas on-line es probablemente mucho menor, ya que no siempre que un internauta entra en la página de firmas es para firmar.
Ahora la cuestión es si se han recogido cientos de miles de firmas en la calle a lo largo de las dos últimas semanas.

Con todo...
Como he dicho antes, da igual que haya, no ya sospechas sino la casi absoluta certeza de que el recuento de firmas está manipulado. De todas formas, la Agencia de Protección de Datos afirmó que el Partido Popular no podría validar las firmas de forma oficial al no cumplir los requisitos legales... así que podrán votar perfectamente Lupita, Shinnosuke Nohara, Francisco Franco, Freddy Krueger, Michael Moore y Benedicto XVI, así como Dolores Fuertes de Barriga, Armando Bronca, Elena Nito del Bosque y Marifé Lación. ¡Y cuantas más veces mejor!

Espero que este texto haya sido informativo y veraz. A los que lo tachen de partidista, que no se preocupen. Cada uno, a su manera, da de comer a los dibujantes satíricos, y si no es por las firmas es por las zapatillas de Kelifinder o cualquier otra cosa ;)

03 marzo 2006

Wikipedia llega al millón de artículos en inglés

Wikipedia, esa enciclopedia libre, gratuita y multilingüe, celebra estos días su artículo número un millón en inglés. El artículo en cuestión se titula "Jordanhill railway station" y ya cuenta con la traducción en varios de los otros 125 idiomas en que se escribe la Wikipedia, incluido el castellano.

Probablemente el anuncio del millón de artículos dé un nuevo impulso al proyecto, que empezó en 2001 y desde entonces ha ofrecido información libre, neutral y veraz a internautas de todo el mundo. Por supuesto, hay lagunas, guerras de ediciones y páginas poco fiables, lo que le ha ganado algunas críticas desde el mundo académico. En cualquier caso, hay que leer la Wikipedia con sentido crítico, igual que si fuera cualquier otro medio. Y la solución a las lagunas y a la poca fiabilidad de ciertos artículos está en nuestras manos: ¡cualquiera es libre de editar, ampliar y corregir un artículo!

En los próximos días la Wikipedia en español llegará a 100.000 artículos, que también tienen su mérito.