30 enero 2006

FF7 Angband

Hace la tira de años, allá por 1998 (no recuerdo el mes), conseguí el Final Fantasy VII para ordenador. Recuerdo las múltiples escenas de batalla, la música pegadiza de Nobuo Uematsu, quedarme pillado justo al principio y después en Wutai (luego compré una guía oficial aprovechando un viaje a Inglaterra para seguir avanzando en el juego), la mala traducción del juego (que comentan aquí y aquí) y las viciadas que me pegaba intentando subir niveles a Cloud y compañía.

Justo en 1998 comenzó mi aventura en Internet, con una conexión que ahora parece de risa (33,6 Kbps) y un disco duro que perdería en capacidad con un DVD, sin Napster ni nada parecido para descargar series y música y teniendo que apuntar las horas que me conectaba porque en casa cada uno pagaba su parte. Pero éste ya es un tema para otro hilo. Al año siguiente, y con la memoria de FF7 muy presente, entré en una página de fans de dicho juego llamada FF7 Citadel (entonces en Geocities, ahora con su dominio propio) y me debí leer todas las secciones.

En la sección de juegos derivados de FF7, hubo uno que me llamó especialmente la atención, como rolero inexperto y fan de los videojuegos sencillos pero adictivos (léase, videojuegos antiguos). El título era FF7 Angband.


Se trata de una adaptación para Final Fantasy VII de Angband, una familia de juegos de ordenador llamados rogue-like por estar basados en el videojuego Rogue (1980). Es un RPG que consiste en una gigantesca mazmorra de 100 niveles en que hay que matar a Sauron (Sephiroth) y Morgoth (Jénova), y cada vez que se sube o baja un piso, se genera un nuevo nivel de forma aleatoria. Para ello, hay que conseguir experiencia derrotando a monstruos de lo más variopinto (desde dragones hasta ratones pasando por los quylthulgs) y recogiendo el dinero y los tesoros que van dejando atrás. Como no incluye archivos musicales para acompañar, los de Thangorodrim recomiendan una serie de discos musicales que van bien con el juego, sobre todo de metal melódico y música clásica. Otra página relacionada con el tema es la página oficial, de Ben Harrison.

Mi experiencia con FF7 Angband es bastante larga. Al principio me vicié bastante, pero con el paso de los meses, y viendo que me era muy difícil avanzar, me lo tomé con mucha más calma. Tanto es así que entre 2001 y 2005 debí jugar no mucho más de 10 o 20 sesiones. El problema principial no era otro que encontrar a Sephiroth en el nivel 99 de la mazmorra y derrotarle, ya que sólo él abriría la puerta al nivel 100 para el enfrentamiento con Jénova. El segundo problema también estaba relacionado con encontrar a Sephiroth. Al generarse el nivel 99, no siempre se daba la circunstancia de que él estuviera ahí, así que la solución obvia era subir para bajar al poco rato, y si no se le encontraba, repetir el proceso.

Hace cuatro días, y tras dos meses sin jugar, decidí perder un poco el tiempo antes de desayunar. ¡Y premio! Me encontré con el archivillano y acabé dándole su merecido a pesar de sus ansias por desencantarme las armas y quitarme niveles de experiencia ¬¬



Nada más abrirse la puerta al nivel 100, bajé. Fue muy precipitado, ya que Jénova salió enseguida y yo tenía poca vida y menos magia, pero al menos pude escapar con vida. Ya recuperado, bajé de nuevo, pero Jénova no estaba. Quizá tenga que volver a esperar unos años para volver a enfrentarme a Jénova y ganar, como esperé casi 6 años y medio para luchar contra Sephiroth y derrotarle. Espero estar equivocado ^^

Comments on "FF7 Angband"

 

Anonymous Anónimo said ... (sábado, 18 marzo, 2006) : 

es super bkn el juego

 

post a comment

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>