16 agosto 2005

La otra masacre japonesa

En el último mensaje recibí un comentario que me invitaba a leer un blog sobre Corea (El diario de Gunpo), particularmente un mensaje que, con motivo del 60º aniversario de la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial, habla sobre una faceta muy olvidada de los japoneses, que no sólo fueron víctimas, sino también verdugos.

El post está aquí, y yo también animo a cualquiera a leerlo entero. Aquí va el principio del mensaje:

Hace unos días se vio en la prensa y blogs lo que se suele ver todos los años por estas fechas y este tal vez más por tratarse del 60° aniversario. Me refiero al aniversario del ataque de Hiroshima y Nagasaki con bombas atómicas. Por supuesto que no tiene nada de malo recordar tal día como un día de tristeza ya que en aquel día murieron muchos inocentes (al igual que en todas las guerras). Pero lo que me molesta a mi (y a muchas otras personas que he visto en foros de Internet) es que año tras año presentan a Japón como la víctima y omiten todo lo hecho por este país antes del lanzamiento de las bombas, no se si por pura ignorancia y desinterés o por alguna extraña razón que un simple mortal como yo no alcanza a entender.

Pensaba haber escrito este artículo ayer (15 de Agosto) pero decidí no hacerlo ya que ayer aquí en Corea estábamos de fiesta y no era momento para rencores y de echar la culpa a nadie.

Viendo las noticias de ayer (60° aniversario de la rendición de Japón, y por consiguiente la liberación de otros países) en la prensa española en Internet, más de lo mismo, Japón y más Japón, nada sobre sus víctimas: "Japón pide perdón por el daño causado durante la Segunda Guerra Mundial". No si al final habrá que darle las gracias y todo por pedir perdón. Ya lo que me repateó fue ver en la televisión como algunos políticos japoneses (esta vez no Koizumi) fueron a visitar el santuario Yasukuni (donde hay enterrados soldados japonés, entre los cuales 14 son criminales de guerra de primer orden) y se celebraron desfiles militares llevando las ropas del ejército imperial y portando una variante de la bandera japonesa (la de los rayos), principalmente usada por la marina, y que a ojos de muchos asiáticos sería el equivalente nipón de la bandera nazi. ¿Os imaginais desfiles nazis en pleno siglo XXI organizados por el gobierno Alemán? Esto me ha animado definitivamente a escribir este artículo que estas leyendo ahora mismo y que tiene como objetivo mostrar la cara oculta de Japón y de su historia, especialmente a la gente interesada en Japón pero que aun desconocen muchas cosas de este país.

Como muchos sabréis, y si no lo sabéis, ya lo digo yo, Japón fue un imperio que intento expandirse a lo largo y ancho de Asia (me centraré solo en los siglos XIX y XX). Algunas de sus víctimas fueron China, Corea, Taiwan, Filipinas...
Yo no soy ni escritor ni historiador, con lo cual no puedo explicaros sobre la historia de Japón en detalle. Así pues en este artículo voy a exponer de forma resumida algunas de las acciones más notorias del Japón imperialista:


Después, pasa a citar algunos artículos de la Wikipedia que hablan sobre las diversas masacres provocadas por japoneses contra chinos, coreanos, filipinos, taiwaneses, etc. Por ejemplo, la Masacre de Nankín (o Nanjing 南京), que supuso la violación de decenas de miles de mujeres, el asesinato indiscriminado de civiles y la quema de gran parte de la ciudad china de ese nombre. O la Unidad 731, que fue un campo de experimentación con seres humanos en que se practicaron vivisecciones, pruebas de armas y otros experimentos que generalmente resultaban en la muerte de los "conejillos de indias". Hay una lista más exhaustiva de los crímenes de guerra realizados por los japoneses aquí. Tras explicar estas atrocidades con pelos y señales, el autor del blog comenta:

Si después de leer esto, que no es más que la punta del iceberg, te es indiferente, entonces probablemente ves demasiado la televisión y los montones de secuencias de violencia gratuita te han hecho inmune. En ese caso, te recomiendo menos tele y más libros (de historia, por que no).

Ahora viene mi mensaje a los fanáticos que adoran Japón (yo lo fui en su día) que están creciendo como setas en España y en otros países hispanoparlantes, sean de la vertiente que sean (fans del manga, de los videojuegos, del Japón moderno tecnológico, del Japón tradicional de los samurai, etc.) que suelen defender Japón a capa y espada y tachan de "cuento chino" todo lo que no venga de fuentes japonesas. A estos los digo que yo no dispongo de la verdad absoluta y que en mi artículo puede que haya datos incorrectos e incluso falsos, o quien sabe si cosas peores que las que cuento tuvieron cabida. No es cuestión de "los chinos dicen" y de "pero los japoneses dicen", hay que informarse leyendo las versiones de ambas partes y de partes neutrales, y así obtener una imagen más clara de lo que pasó.

Dentro del grupo de los fanáticos que les encanta Japón hay un subgrupo más moderado que reconocen las atrocidades que hicieron los japoneses pero se excusan con el "Eso paso hace mucho tiempo. Los japoneses de ahora no tienen la culpa". No creo que haga tanto tiempo. Al igual que aun quedan víctimas vivas en China y en Corea, también quedan muchos de los japoneses "malos" vivos, y probablemente algunos de ellos (o muchos) estén actualmente en el gobierno japonés o en alguna gran empresa con influencias políticas. Mi opinión es que si los japoneses realmente hubiesen cambiado, no intentarían ocultar su pasado como están haciendo con libros de historia, o no visitarían templos en los que se rinde culto a criminales de guerra, o no reclamarían territorios que no les pertenecen (ej.: Dokdo). He oído de mucha gente la expresión de "la gente no sabe como son realmente los japoneses porque no pueden ver más allá de su máscara de educación y amabilidad".

Parece que todo lo que digo sobre Japón es malo. A favor del Japón actual tengo que decir que no todos los japoneses siguen y piensan de la manera que lo hace la mayoría (y el gobierno) sino que hay grupos de inconformistas que luchan contra la injusticia que hizo y hace su país. Por ejemplo hay grupos que apoyan a las asociaciones de víctimas de las "mujeres de consuelo" de Corea y partidos políticos que luchan contra las mentiras y la ocultación de datos de la extrema derecha gobernante.

Como dije al principio, lo que cuento en este artículo es algo muy resumido y solo de los casos más conocidos. No solo civiles asiáticos fueron víctimas de las masacres japonesas, también hubo occidentales (holandeses, australianos, probablemente españoles en filipinas, etc). Os invito a que leáis más en Internet y si es posible leed libros. Un buen lugar donde empezar a leer es en la wikipedia y sus artículos
externos.
He de decir que antes de leer el post, ya sabía de los crímenes de guerra perpetrados por japoneses en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no está de más recordarlo, sobre todo cuando los medios de comunicación sólo cuentan una parte de la historia, generalmente la más impactante, la que tiene las fechas o personas clave, y preferentemente la que guste más a los poderosos. Igual que impacta más en la actualidad el 11-S y el 11-M que la guerra en Irak, la inestabilidad en todo el Oriente Medio y las hambrunas en África; impactan más el Día D y el hongo nuclear de Hiroshima que las violaciones y los genocidios. Y de vez en cuando es bueno alejarse de los grandes tópicos y coger algo más de perspectiva.

Una parte con la que no estoy de acuerdo es esa posible caricaturización de los "fanáticos que adoran Japón". No creo que los occidentales interesados en Japón y su cultura (yo me incluyo) lleguen a ser unos fanáticos hasta el punto de defender a Japón y a los japoneses a capa y espada por muy ridículos que sean esos japoneses. Una cosa es la cultura y la forma de ser de un pueblo, y otra cosa muy distinta es la política que haga el mandamás de ese pueblo. Me atrevo a poner el ejemplo de Estados Unidos, que tiene muchos iconos culturales con seguidores en otros países pero cuya política exterior es una de las más criticadas.

Personalmente, creo que la política externa que ha llevado Japón últimamente es muy mejorable, por ejemplo, Japón ha provocado diversos conflictos diplomáticos con motivo de unos libros de texto de historia en que ocultan sus propias vergüenzas. También está el caso del gobernador de Tokio que viajó a las remotas y minúsculas islas de Okinotorishima con el fin de afirmar la pertenencia a Japón, pompa y bandera incluidas. No conozco bien la política japonesa, y tampoco conozco la postura de la sociedad en general sobre estas políticas nacionalistas que tan a menudo salen en los medios.

Este post me puede haber animado a buscar artículos sobre la política actual en Japón, y me recuerda que hace casi un año vi en la filmoteca, con unos amigos, dos películas animadas japonesas de los años 40 tituladas Momotaro no umiwashi (Las águilas marinas de Momotaro) y Momotaro, Umi no Shinpei (Momotaro, dios de las olas), entre otras animaciones de distintas épocas. Esas dos películas eran una gran exaltación de Japón y de sus diversas colonias de entonces y, claro, rezumaban nacionalismo y propaganda. Es de suponer que la sociedad japonesa actual habrá cambiado bastante, aunque no sé si lo suficiente como para dejar atrás los fantasmas del imperialismo de principios del siglo XX. La constitución de 1947, redactada poco después de la guerra bajo la influencia de Estados Unidos, es marcadamente pacifista, y de hecho Japón renuncia a la guerra y no tiene ejército propiamente dicho (aunque sí tiene las llamadas "fuerzas de autodefensa"). La sociedad japonesa es, por ello, conocida por ser pacifista y contraria a la guerra, y un ejemplo de ello es la fuerte oposición que tuvo el primer ministro Koizumi cuando envió tropas de autodefensa a Irak. Sin embargo, si en los desfiles que hubo estos días fueron como dice César (yo no vi nada porque estaba en un país donde el extranjero, mediáticamente, no existe), entonces tengo que coincidir con él en que esa imagen de pacifismo de Japón como país no lo es tanto.

Con actitudes así, hace falta algo más que un mundial de fútbol para arreglar las cosas.

Termino diciendo que sí, puedes sentir interés por la cultura de un país y puedes querer aprender sobre dicho país (historia, costumbres...), pero también hay que saber ser crítico con ciertas cosas, que no todo es como nos lo pintan. Por ejemplo, a muchos extranjeros les atrae España y su cultura, pero rechazan con vehemencia las corridas de toros, y no es una contradicción.

Comments on "La otra masacre japonesa"

 

Blogger César Iglesias said ... (miércoles, 17 agosto, 2005) : 

Bravo!

Me ha gustado mucho tu artículo y me alegro de que más gente opine más o menos como yo.

Sobre todo gracias por tomarte la molestia de leer mi artículo!

Gracias!

 

Anonymous Megumi said ... (sábado, 27 agosto, 2005) : 

La verdad es que eso de los fanáticos...^^U conozco a mucha gente que es asi, incluso como tu dices, yo me incluyo, pero en cierto sentido me he dado cuenta de muchas cosas al leer tu artículo. Mucha gnt aficionada por ejemplo al manga, quieren conocer Japon y todo lo que rodea Japon como si fueran unos frikis obsesionados, sin darse cuenta que lo mejor que se puede hacer en estos casos, en vez de viajar a Japon y aprender el idioma, es la cultura en si, la historia y las tradiciones. A ver si habren los ojos y dejan de soñar con el país del sol naciente y se dan cuenta de la realidad, pero cmo he dicho, yo tmpoco tngo tanta cultura como para opinar y aparte, yo se muy poquito de lo que paso en el mundo antes de que yo naciera, mas que nada, la poca informacion (verguenza y por eso lo ocultan) y el poco interés que pone la gente que me rodea en explicarmelo.
Megumi.

 

post a comment

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>