02 mayo 2005

Fuego en el rostro

Ayer volví a darme una vuelta por el Rastro. Probablemente no debí haberlo hecho.

Volví a casa prácticamente deshidratado tras estar dos horas y media bajo el sol de un verano que se ha adelantado dos meses. La espalda, los brazos y partes de la cabeza habían adquirido la tonalidad rojiza típica de los tomates. Hoy sigo notando picores en brazos y orejas...

La semana que viene procuraré no olvidarme de ponerme protector solar en todo el cuerpo. Factor 20, por lo menos...

Comments on "Fuego en el rostro"

 

post a comment

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>