05 abril 2005

Acontecimientos

Éste parece ser el mes de las grandes noticias, y sobre todo de las trágicas. Hace unos días comenté la muerte de Schiavo, y el 2 de abril, a las 21:37, murió el papa Juan Pablo II tras dos meses de intriga y sufrimiento.

Y ésa es la gran noticia, en mayúsculas. Televisión Española presume de haber dado 24 horas seguidas de información sobre el papa, aunque, a la hora de la verdad, los españoles han preferido ver el otro gran espectáculo: el de Fernando Alonso. Me imagino que sobre todo los jóvenes, y eso que los medios insisten tanto en etiquetarnos como seguidores apasionados del papa... a la vez que publican que sólo hay un 14,2% de jóvenes católicos practicantes en España, la mitad que hace cuatro años.

Por otra parte, las compañías aéreas están haciendo su agosto en este también cálido mes de abril con la de gente que hay dispuesta a ver a Wojtyła siguiendo un plan como éste:
  1. Desembolsar 600 euros por un viaje a Roma, digamos para el 5 de abril a las 17:00 horas.
  2. Ir derechito a la Basílica de San Pedro en el Vaticano, tras una espera de 6 horas en la cola.
  3. Ver al Papa durante unos segundos, sin detenerse, y sacar fotos de él con la cámara o con el móvil.
  4. Salir de la basílica.
  5. Esperar a que las tiendas abran al día siguiente. En la calle, porque los hoteles están a rebosar. O, con un poco de suerte, en un establo (siguiendo la más genuina tradición cristiana), pero con cuidado, que ésos también inflarán los precios de alojamiento :P
  6. Ir a las tiendas romanas y comprar recuerdos a precio de oro, digo, diamantes de 100 quilates, previo permiso de los carteristas que rondarán la zona.
  7. Volver a casa tras dejar la cartera seca.
En realidad, esta ruta de peregrinación puede ser interesante, sobre todo si consigue que los fanáticos del papa se vayan unos días de vacaciones y dejen de dar la tabarra. Pero también puede ser un peligro, sobre todo cuando el ejército de los Totustuus vuelva radiante y dispuesto a acribillar a sus prójimos con fotos y recuerdos del viaje.

Mis condolencias por los niños que han de soportar esta cola porque sus padres prefirieron llevarles a Roma durante un día en lugar de a Nueva York durante dos semanas (que seguro que costaría el mismo dinero). Y también por Wojtyła, claro.

Comments on "Acontecimientos"

 

post a comment

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>